¡¡¡Bienvenido a mi página de viajes, espero que disfrutes en ella!!! Puedes visitar el resto de mis blogs que seguro te gustarán. ¡¡¡Muchas gracias por tu visita y vuelve pronto!!!

sábado, 17 de diciembre de 2016

Salida al Moncayo con ASAFONA

Foto de grupo
Hoy sábado 17 de diciembre hemos estado, pasando el día con los fotógrafos de ASAFONA (Asociación Aragonesa de Fotógrafos de la Naturaleza) en la zona zaragozana del Moncayo y ha sido un día estupendo, aunque el tiempo nos ha impedido un poco disfrutar algo más del paisaje debido a la densa niebla que lo cubría.

El punto de reunión, para comenzar la jornada, fue el Bar La Piedra en Vera de Moncayo, lugar donde después de juntarnos, saludarnos, presentarnos y tomar un café nos dirigimos al Mirador de la Diezma situado en el Monte del mismo nombre.

En el Mirador de la Diezma
Desde Vera del Moncayo tomamos la carretera hacia Tarazona y pronto nos desviamos a la derecha en el cruce hacia Grisel, seguimos la carretera hasta el alto donde se encuentra el Mirador. Desde aquí, si el día está despejado se divisa a un lado la sierra del Moncayo y los valles del Queiles y del Ebro al otro, ya que es un mirador a dos vertientes. Como la niebla no dejaba hacer fotos, nos dirigimos hacia el siguiente punto, el Pozo de los Aines.

Descendemos del Mirador hacia Grisel, cruzamos el pueblo y, a la salida en dirección a Santa Cruz del Moncayo, giramos a la derecha hasta el aparcamiento habilitado donde dejamos los coches y dando un agradable paseo llegamos al Pozo de los Aines, la sima de los sueños.

El Pozo de Aines
El Pozo de los Aines es una cavidad kárstica, una gran dolina formada por el hundimiento de estratos calizos y yesosos. Las aguas subterráneas y sus estratigrafías permeables provocaron este gigantesco hundimiento. El pozo tiene 22 m de diámetro, una profundidad de 23 y un desnivel de 32. Está vallado en todo su perímetro y una escalera, situada en un lateral, nos baja hasta un mirador volado donde se aprecia una impresionante vista de la dolina. Tiene la singularidad de que posee un microclima, con 10°C de media anual, que hace posible que en su interior crezcan especies herbáceas que de no darse estas condiciones no lo harían.
Haciendo fotos en el Embalse alto del río Pedrogal

Una vez visitado el pozo regresamos al Mirador donde almorzamos, con lo que llevábamos de casa, y pasamos un buen rato distendido. Repuestas las fuerzas nos dirigimos hacia Lituénigo para llegar al Embalse alto del río Pedrogal donde, por fin, pudieron hacer fotos de reflejos sobre el agua, eso sí del Moncayo solo se sabía dónde estaba porque no se dejaba ver.

Hechas las fotos y la foto de grupo de rigor, nos dirigimos hacia el Santuario del Moncayo a tomar algo antes de comer ya que la niebla era tan densa que no se veía nada…, bueno algunas fotos del bosque, bien cubierto de niebla, sí que hicieron.

Aquí comimos...¡Estupendo!

Ya era la hora de comer y nos bajamos hacia el Restaurante Agramonte, en el Parque Natural del Moncayo, y dónde habíamos reservado previamente ya que éramos un grupo bastante numeroso. La comida fue estupenda y la velada también donde pasamos un rato muy agradable.

Tras la comida, comenzaron las despedidas, pues algunos debían regresar a casa, y otros nos fuimos hasta el Monasterio de Veruela donde nos despedimos los que habíamos quedado hasta el final.

Comida ...¡Qué buen rato!
Amigos “Viajeros”, aquí os he contado el día tan estupendo que hemos pasado con los “amigos” fotógrafos de ASAFONA a los que mando desde aquí un fuerte abrazo.

Un saludo y...¡¡¡Hasta la próxima!!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario